Ubicación

El departamento de Las Heras está ubicado en el sector noroeste de la provincia de Mendoza, y su ciudad cabecera se encuentra a 5 kilómetros de la capital mendocina. Forma parte del Gran Mendoza, junto con Ciudad de Mendoza, Godoy Cruz, Guaymallén, Maipú y Luján de Cuyo. Limita al norte con la provincia de San Juan, al oeste con la vecina República de Chile; al este con los departamentos de Lavalle y Guaymallén; al sur con Godoy Cruz, Luján de Cuyo y Ciudad de Mendoza.

El departamento de Las Heras está conformado por 12 distritos: Ciudad de Las Heras, Capdeville, El Resguardo, El Pastal, El Algarrobal, La Cieneguita, Panquehua, El Challao, El Zapallar, El Plumerillo, El Borbollón, y Uspallata-Alta Montaña.

Vías de acceso
  • Vía aérea
    • Aeropuerto Internacional Francisco Gabrielli, ubicado en el distrito El Plumerillo.
  • Vía terrestre
    • Ruta Internacional Nº 7, que une Las Heras con Chile.
    • Ruta Nacional Nº 40, que lleva a la provincia de San Juan.
    • Ruta Nacional Nº 52, que une el distrito de Uspallata con el circuito de caracoles de Villavicencio.
    • Ruta Nacional Nº 149, cuyo circuito lleva desde el distrito de Uspallata hasta el departamento de Calingasta, en la provincia de San Juan.

Historia

Los primeros habitantes de estas tierras fueron los huarpes y los incas, quienes dejaron sus huellas a lo largo y ancho del departamento como el Qapaq Ñan, sistema vial andino que es herencia de la época de esplendor del Imperio Inca y fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad. Gran parte de la población actual desciende de familias españolas e italianas.

El territorio que actualmente abarca el departamento de Las Heras fue explorado y reconocido por el Mariscal D. Francisco de Villagra, con anterioridad a la fundación de Mendoza, en el año 1551.

En el año 1561, Pedro del Castillo funda la Ciudad de Mendoza, labrando el acta correspondiente, nombrándola así en homenaje a Don García Hurtado de Mendoza. La conquista y colonización del actual territorio del departamento comenzó en 1562, cuando el Capitán Pedro de Ribas consigue que se le adjudique un predio donde se establece con su esposa Doña Lorenza de Ribas.

De este matrimonio nace a fines del Siglo XVI Pedro de Ribas y Bustos, quien abraza la carrera del sacerdocio. El predio que recibe el Capitán Pedro de Ribas, y donde crea su chacra, pasó con el tiempo a conocerse con el nombre de San Miguel de Panquehua.

Esta etapa colonial se caracteriza, en el territorio lasherino, por la localización y desarrollo de sitios tales como Uspallata, El Challao y lugares que pasaron a ser, en ese entonces, estancias como la de Canota, de Santa Clara, de los Papagallos, de Las Lajas y el Pantanillo, de San Isidro, de Acequión, de Yalguaraz y los Manantiales.